La ruta del viento

El mundo del siglo XVII entre dos culturas

No quería terminar el año sin publicar un post sobre este libro , que a pesar de no ser muy conocido, me encantó. Cayó en mi e-book sin fijarme en que tenía más de 1000 páginas y menos mal que no me di cuenta, porque a veces para empezar un libro largo creo que necesito estar de vacaciones y nada más lejos de la verdad. Este libro, escrito en capítulos cortos, es ideal para leer poco a poco e ir saboreando la historia y los personajes.

La ruta del viento está dividida en tres partes, comenzando por cómo conocemos a los protagonistas, una joven española que huye de su destino haciéndose pasar por un chico y un heredero de un clan japonés. Estas historias están ambientadas en hechos reales históricos, ya que, a pesar de tratarse de una historia de ficción, gracias a los personajes, el lector va conociendo la realidad histórica desde 1609 hasta 1617, centrándose, sobre todo la historia de Japón y sus formas de vida.

Aunque hay dos personajes principales: Inés de Carrión y Guzmán, noble sevillana de una familia venida a menos y Ryo, hijo del jefe del clan Karaokura, el libro está lleno de personajes secundarios que van ocupando su propio lugar en la historia, ya que la autora ha ido entretejiendo historias paralelas que nos van adentrando en el mundo del Japón feudal.

De fondo, tenemos la historia comercial del mundo de principios del siglo XVII, las rutas al continente americano y de allí a Filipinas y, sobre todo, el Japón feudal, como se fue cerrando a las influencias exteriores que explicaran su historia, casi sin cambios, hasta la revolución Meiji en 1868.

Me ha encantado como Concha Álvarez ha elaborado la historia, una historia de ficción, con personajes bien creados (quizás un poco más modernos de lo que requiere la época) pero que permiten en un trasfondo real conocer las diferentes historias de todos los personajes secundarios que construyen el libro. Historias de amor, supervivencia, orgullo, vanidad, ansia de poder… Me ha gustado mucho como la autora ha introducido personajes de diferentes nacionalidades e intereses según su origen: holandeses y sus pretensiones mercantiles, españoles y portugueses que a pesar de estar unidos en la época ya van presagiando las diferentes formas de ver el mundo y su próxima y definitiva separación.

Recomiendo este libro por muchas razones, desde su amena lectura, la longitud de sus capítulos, a como la autora cambia los protagonistas de las historias en cada uno de ellos. Pero no quiero acabar este post sin añadir que también se aprende historia del siglo XVII, lo que siempre aporta un punto adicional a la lectura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.