Nosotros en luna

El amor más allá de la amistad y el flechazo

Una de las ventajas que tiene trabajar con adolescentes es que tu mente se abre a otros géneros literarios, ya que, si no estás en ese entorno, puede que nunca eligieras tener entre tus manos una novela como Nosotros en la luna.

Siempre me ha gustado la novela romántica, como también la novela histórica, la de aventuras o las distopías, aunque  hay un pequeño estigma relacionado con este género, como una lectura de no mucha calidad. Por suerte, últimamente autoras como Alice Kellen van cambiando esta forma de entender la novela romántica.

Nosotros en la luna es una novela de amor, pero de un amor que se va fraguando a través de la amistad, de la evolución o quizás de la revolución que todas las personas sufrimos cuando vamos haciéndonos mayores. Los protagonistas, Ginger y Rhys, se encuentran de manera casual y entablan una relación a través de email. ¡Cómo me gustan las novelas epistolares! El hecho de que cada uno de los protagonistas escriba desde su punto de vista hace que vayas conociendo su personalidad. Puede ser la razón de que cada personaje tenga su alma y sus sentimientos, su propia vida y su forma de verla, por supuesto, relacionada con sus circunstancias.

Ginger y Rhys se conocen en París, y en una sola noche, una noche en la que solo caminan y hablan, son capaces de comenzar una relación que se hará fundamental para los dos. Se harán mejores amigos y se irán conociendo y apoyando a través de una pantalla.

La autora se va adentrando en la vida de los protagonistas, de sus sentimientos, de sus ambiciones e inseguridades a través de casi siete años, se centra sobre todo en sus vidas, por lo que el resto de los personajes son todos secundarios. En cambio, no lo son determinados detalles: la ganas de releer El Principito, de escuchar algunas canciones que ponen la banda sonora de su historia, o de visitar los lugares que visitan los personajes.

Me encanta esta historia, por muchas razones. Es una historia que engancha, que te hace reír a ratos y ponerte triste en otros, que te hace soñar con el amor, no el amor fácil, el de una noche o un mes, sino el de verdad, el que no se conforma, el que no somete a nadie, sino que es libre y te hace crecer.

¿Os recomiendo Nosotros en la luna? Definitivamente, leedlo en vacaciones, cuando tengáis ganas de desconectar o simplemente, cuando tengáis ganas de disfrutar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.